fbpx

¿Ansiedad de volver a la escuela? Cuales son las señales que su hijo está batallando y 3 maneras de cómo ayudar

En esta época del año, veo a muchos niños con ansiedad e inquietudes. A veces, los nervios de regresar a la escuela pueden ser bastante serios.

Es entendible: esta época del año puede ser muy difícil para los niños. Tienen que pensar en su nueva carga de tareas, hacer amigos, conocer a sus maestros nuevos, exámenes y deportes o actividades. Además de todo esto, casi todos los niños se enfrentan a una situación completamente nueva, es decir a la transición del aprendizaje remoto del 2020 a ir a la escuela en persona todos los días. Hay muchísima incertidumbre en este momento. Pero todo va a estar bien.

¿Por qué estará bien? Por personas como tú. Los amigos y familiares de los niños que enfrentan ansiedad de regreso a la escuela están en una posición única para ayudar. A continuación, le indicamos cómo.

Medir la gravedad del problema

Antes de pensar en formas de ayudar a su hijo con su ansiedad, evalúe el alcance del estrés de su hijo.  Las cosas más comunes que notamos en los niños preocupados en esta época del año incluyen…

  • Inquietud
  • Estados de ánimo pensativos y tranquilos
  • Preguntas repetidas sobre la escuela, maestros, amigos, exámenes, viajes en autobús, etc.
  • Cambios leves en el sueño (como despertarse más temprano o el no poder dormir)
  • Dudas o inquietudes sobre eventos de regreso a la escuela como orientación o compras de útiles escolares

Ahora, veamos algunos de las señalas más extremas de ansiedad. Estos son síntomas que justifican una llamada a un experto de su equipo en Baylor Scott & White McLane Children’s Medical Center.

  • Evitación extrema
  • Insomnio
  • Mojar la cama
  • Dolores de estómago
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad severa
  • Cambios drásticos en humor
  • Agresión y enojo
  • Fatiga

Recuerde que, si su hijo experimenta estos sentimientos y comportamientos, no está solo. Entre el 6% y el 20% de los niños,  en algún momento durante la infancia, tendrán un trastorno de ansiedad. Hemos ayudado a miles de niños a superar su ansiedad y desarrollar mecanismos saludables y también nos encantaría ayudar a su hijo. No hay mejor momento que esta temporada de regreso a la escuela para ayudar.

Cómo ayudar a tranquilizar esas preocupaciones de regreso a la escuela

Una vez más, si ve alguna manifestación extrema de ansiedad, no dude en ponerse en contacto con un experto. Pero si ha identificado algunos síntomas moderados de estrés  en su hijo, entonces su próxima tarea es validar esos sentimientos de nerviosismo y ayudar a su hijo a sobrellevarlo. A continuación, le indicamos cómo.

“Explore."

Aprende qué preguntas hacer. Evite hacer preguntas que minimicen o descarten los sentimientos de su hijo, como: “¿Por qué estas tan nervioso? En su lugar, haga preguntas abiertas como “¿Qué cosas malas crees que podrían suceder en la escuela? ¿Y cosas buenas?” y “¿Cómo se siente tu corazón y tu mente acerca de la escuela hoy, y por qué?”

Practique las rutinas de la temporada escolar. No esperes hasta que la escuela comience para practicar.

  • Cada noche, haga que su hijo prepare su ropa para la mañana cada noche y al despertar decir “¡tiempo para practicar ir a la escuela!”
  • Conduzca o camine hasta la parada de autobús por las mañanas solo para ver el paisaje o fingir que están con otros niños  esperando el autobús.
  • Reserve unos minutos de cada tarde para el “tiempo de tarea”, donde practiquen escribir o incluso escribir un diario sobre sus sentimientos.
  • Durante la noche de conocer a su maestro, practiquen caminar por el salón de clases, y luego al baño o la cafetería, y de regreso al salón nuevamente.

Apoyo, mucho apoyo. Señale las cosas buenas que su hijo ha superado en el pasado. Platiquen sobre nuevos atributos positivos a medida que se desarrollan. Hablen de cómo estas cosas trabajan juntas para superar los obstáculos futuros.

Recuerda que sus necesidades físicas están constantemente cambiando A veces es más fácil dejar que su hijo se quede despierto jugando videojuegos  o tomar un postre adicional para ayudarlo a sentirse mejor. Pero en este momento, todos los sistemas físicos deben trabajar para apoyar una transición exitosa. Eso significa asegurarse de que su hijo haga mucho ejercicio, duerma bien y coma saludable. También significa  asegurarse de que su hijo esté al día en todas las visitas médicas y sus vacunas.

Observe si la ansiedad continua o empeora

A medida que implemente estas tácticas útiles, observe y espere. Mantenga esas líneas de comunicación abiertas y simplemente vigile los primeros síntomas que noto.

¿Qué hay que monitorear? Bueno, usted quiere vigilar a su hijo para ver si su condición mental perdura más allá de los primeros días y semanas de clases. La ansiedad se acumula, agravando e inhibiendo a los niños  de desarrollar otras funciones mentales y conductuales saludables. Entonces, si la ansiedad y sentimientos persisten, llegue a la raíz de ellos con la ayuda de un experto.

Otra cosa que puedes observar es cualquier tipo de progresión. Esto significa un empeoramiento de los síntomas o una agrupación de síntomas. Por ejemplo, si los nervios de su hijo primero se manifestaron como evitación leve, pero ahora incluyen evitación, irritabilidad, fatiga y dolores de cabeza, haga una cita para ver a un psiquiatra infantil que pueda ayudarlo de inmediato.

En buenas noticias sobre esta época del año angustiosa para los niños: una vez que hayan superado este momento tenso, estarán listos con recursos y herramientas para la próxima.

About the author

Taha Ansari, MD
More articles

Taha Ansari, MD, is a child and adolescent psychiatrist on the medical staff at Baylor Scott & White McLane Children's Specialty Clinic – Temple.

¿Ansiedad de volver a la escuela? Cuales son las señales que su hijo está batallando y 3 maneras de cómo ayudar